Acné en jóvenes y adultos: ¿a qué edades se presenta?

La adolescencia está ligada al problema del acné. Sin embargo, esta afección de la piel no se presenta sólo al comienzo de la pubertad. Los adultos, niños y recién nacidos pueden verse afectados, como confirmaría cualquier dermatologo acné en Vigo.

El acné vulgar se produce como consecuencia de la obstrucción de los folículos pilosos, principalmente por la acumulación de grasa, suciedad y células muertas. Se manifiesta de formas muy diversas: espinillas, pápulas, microquistes, forúnculos, etcétera, que se distribuyen por el rostro, el cuello, el pecho y los hombros, mayormente.

Esta condición cutánea afecta a ocho de cada diez adolescentes de doce años. En el caso de los preadolescentes, la prevalencia disminuye diez puntos: el ochenta por ciento de los menores de nueve a diez años padecen acné.

En particular, este colectivo manifiesta los síntomas del acné en las áreas de la frente y las mejillas, denominada ‘zona T’. La precocidad de esta afección es evidente, y según ciertos estudios, cada vez aparece a menor edad.

Según un estudio de la revista Pediatrics, los síntomas del acné se adelantan cada vez más en el tiempo. Mientras que décadas atrás se consideraba que los doce años era la edad más precoz para el acné, hoy los granos y espinillas pueden aparecer a los siete y nueve años.

Respecto a los adultos, los casos de acné vulgar en mayores de veinte años no son infrecuentes, que muestran una prevalencia inferior a la del público adolescente. Los factores causantes también difieren: los desequilibrios hormonales en mujeres y un aumento en los andrógenos en hombres están detrás del acné en mayores de edad.

Otras cohortes demográficas que experimentan problemas de acné son los niños de uno a siete años, y los neonatales a partir de las seis semanas de vida. Sin lugar a dudas, esta es una de las afecciones con mayor prevalencia, aunque afortunadamente puede tratarse fácilmente, con resultados satisfactorios.